NARCOMASONES (I)
por Wenceslao VARGAS MÁRQUEZ
Publicado en el DIARIODE XALAPA, el viernes 25 de junio de 1993.

Hoy se debate en nuestro país el asunto del tráfico de narcóticos y se analizan instrumentos para combatirlo. Este problema mundial alcanza, a lo que se sabe, todo los rincones del globo, todos los rincones de nuestra sociedades; alcanza, según se sospecha, a la masonería. Por ahora la narcomasonería se limita, según se supone, al territorio italiano.

Un cable de la agencia AFP fechado en Roma el 10 de noviembre de 1992 asegura que hay una relación estrecha entre los partidos políticos italianos, el narcotráfico y masonería. La noticia no es nueva: Desde hace varios años muchos libros de tiraje internacional han establecido esta hipótesis.

La fuente periodística del cable que decía es, nada menos, que Nicola Mancino, ministro del Interior. En declaraciones a la revista católica 'Il Sábato', aseguró qeu "en la logia masónica de Trapani, Sicilia, están inscritos no algunos mafiosos, sino muchos de ellos".

Investigando este problema, Agostino Cordova, procurador en Palmi (Calabria), pidió el juicio de 132 personas, incluído el ex Venerable Maestro de la logia masónica 'Propaganda-2', Licio Gelli.

El procurador llegó a la conclusión "de que existen al menos tres centrales ocultas de la masonería no reconocidas por la masonería oficial. Gelli, de 73 años, agrupó en los años ochenta a políticos de relieve y militares dentro de su logia, siendo acusado de conspirar contra el estado italiano. La agrupación fue puesta fuera de la ley.

Sigue diciendo el cable ("El Universal", 11 de noviembre de 1992) que "en un hotel céntrico de Roma, Gelli se habría encontrado con Mariano Pulito, mafioso de Taranto (sur de Italia). El encuentro habría sido arreglado por Vicenzo Serraino, ex-masón de la logia "P-2".

Aparentemente, Licio Gelli, intervino ante los dirigentes democratacristianos Giulio Andreotti y Ciriaco de Mita y ante el propio presidente de la república Francesco Cossiga, en favor de unos mafiosos de Taranto.

Las aprehensiones y las renuncias políticas crecieron hasta llegar a centenares. Una de las renuncias más escandalosas fue la de Claudio Martelli, ministro de Justicia, presentada el 10 de febrero último ("La Jornada", 11-feb-93). Se sabe que Martelli podría estar implicado en el "Conto Protezioni", una cuenta bancaria en Suiza abierta por el Partido Socialista Italiano a nombre de un recolector de dinero sucio, Silvano Larini.

Los fondos fueron depositados por Roberto Calvi, gerente del banco del Vaticano (el Banco Ambrosiano). Calvi mantuvo relaciones estrechas con la citada logia "P-2" y en 1982 apareció muerto bajo un puente de Londres. La logia masónica pronto tuvo ramificaciones en Sudamérica y varios investigadores argentinos han constatado que masones inscritos en ella cortaron ambas manos al cadáver del presidente argentino Juan Domingo Perón.

Los hechos se reconstruyeron así:


Continúa ...