MASONES Y PROTESTANTES (II)
Por Wenceslao VARGAS MÁRQUEZ
Publicado en el 'DIARIO DE XALAPA' el 10 de agosto de 1993.

"Un tercer rasgo refuerza la idea de que la democracia y el protestantismo son perfectamente compatibles. Los liberales pensaban que, mientras la Iglesia Católica mantuviera su poder en las conciencia populares y en la sociedad en general, no podía existir democracia en los países latinoamericanos.

"Un cuarto rasgo donde convergían el protestantismo y la francmasonería, o el pensamiento liberal en general, es el que se refería a la perspectiva teórica a propósito del trabajo (los misioneros protestantes ... avalaron ciegamente el discurso liberal sobre el trabajo, que se fundamentaba en la vagancia del indígena y en la necesidad del progreso). Para protestantes y liberales, el trabajo no estaba en función de la realización humana: Era el ser humano el que estaba para servir al trabajo. Además, prácticamente se aceptaba como natural la explotación laboral.

"Los liberales, como representantes de un capitalismo que se abría paso en América Latina, apinaban que el trabajo productivo de las grandes masas sería un factor determinante en el desarrollo de tan pobres naciones. Con base en ésto repudiaron el derroche del dinero y aconsejaron la práctica del ahorro; también los protestantes tomaron en cuenta lo anterior en su discurso moral. Por eso los miembros de la francmasonería debían cumplir prácticas muy similares a las que el protestantismo exigía a sus feligreses (La visión del trabajo, desde luego, generó conflicto entre liberales e Iglesia Católica, al grado de que los primeros declararon que 'no era prohibido trabajar en días domingo').

"Un quinto aspecto en el que también tuvieron afinidad protestantes y francmasones es el que se relacionaba con algunas cuestiones teológicas de fondo. La francmasonería, como ya hemos asentado, habló mucho de religión y teología, pero sus fundamentos, en este particular, eran muy similares a los predicados por el protestantismo; es decir, encierra un carácter abstracto en las definiciones ideológicas.

"El temor que se tenía por los cambios sociales de fondo y a la legitimación del sufrimiento humano, como fruto de las leyes divinas, era un sexto rasgo que aparecía en estas dos sociedades. Aunque en el liberalismo este temor tiene fundamentos políticos, en el protestantismo su origen es más que todo teológico (No obstante la estrecha que se teje entre estas dos corrientes, se amalgamaron ambos intereses para encubrir las verdaderas causas del sufrimiento).

"Por último, tanto la francmasonería como el protestantismo compartían una perspectiva muy similar en cuanto a lospobres. Pareciera que la existencia de estos fuera necesaria, para que los fieles pudieran mostrar la eficacia de sus convicciones religiosas o filosóficas (A lo más lejos que han llegado estas organizaciones, en este asunto, es a definir un programa filantrópico que no muestra interés por cuestionar las estructuras sociales generadoras de la pobreza).

"Pero la francmasonería, cuando impedía el acceso de lospobres a la organización, mostraba precisamente un desinterés de fondo por ellos ..."

"En el caso del protestantismo, a los pobres no se les impedía el acceso a la organización ... pero se evadía una seria valoración teológica que bien podía incidr en la vida y misión de la iglesia".

"CONCLUSIÓN.- ... La francmasonería y el liberalismo buscaron una relación fraterna con el protestantismo porque, dentro de los planes de los primeros, como clase social en ascenso, se requería de una ideología religiosa que pudiera competir y limitar a la Iglesia Católica; ésta última, por perpetuar sus intereses y el papel asignado por el orden colonial, formó parte de los sectores que habían heredado el poder político..."

Hasta aquí la opinión de Arturo Piedra Solano. Añadimos que el autor es miembro de la Comisión de Estudios de Historia de la Iglesia en América Latina (CEHIAL,por sus siglas) y sugiere a los masones mexicanos de hoy, un horizonte hacia el cual mirar ahora que urgen las alianzas para evitar la definitva instalación de los fueros y los privilegios.