SERGIO PITOL Y LA NOVELA INGLESA
Publicado en 'POLÍTICA' el jueves 24 de febrero de 2000.
Wenceslao Vargas Márquez

En la presentación de unos libros todo el mundo alaba a los libros y a las actividades de leer y escribir. Pero no todo el mundo: En Stromateis, Platón apuntó: ‘Escribir en un libro todas las cosas es dejar una espada en las manos de un niño’.¿Cuál es el sentido de la frase? ¿La defensa de la tradición oral? Lo desconozco. Hoy quiero hablar de dos deudas:

Debo al escritor Jorge Luis Borges Acevedo mi acercamiento a la novela inglesa. Le agradezco que a través de sus ensayos me haya presentado a Robert Louis Stevenson, a Herbert George Wells, a Henry James, a las hermanas Brönte. Gracias a Borges he leído a Chesterton (sus colecciones de cuentos con el padre Brown como detective y su novela El Hombre que fue Jueves) y las tres principales y extensas novelas de Collins (La Piedra Lunar, La Dama de Blanco, Armadale). He podido leer también, entre otras, a Jane Eyre de Charlotte Bröntte y Wasington Square, Retrato de una Dama, Los Europeos, tres novelas de Henry James. Algunos comentarios míos a estas obras se pueden hallar en mi página de internet www.prodigyweb.net.mx/wvm

Debo a la colección ¿YA LEISSSTE?, del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado, mi acercamiento al escritor Sergio Pitol (Puebla, 1933). Este martes 22 de febrero último se hizo la presentación de una serie de libros de la Biblioteca ISSSTE, en uno de cuyos libros se han reunido la novela inglesa y el propio Sergio Pitol que publica ciertos afortunados textos.

El libro de la afortunada conjunción que apunté se titula Una Adicción a la Novela Inglesa.

En este libro de la Biblioteca ISSSTE Sergio Pitol publica 7 ensayos: La Invencible Estrategia de Jane Austen (comentarios a Orgullo y Prejuicio, novela de 1813), Cumbres Borrascosas (1846), Las Tribulaciones de un indisciplinado Corazón, Grandes Esperanzas (estas últimos dos acerca de Dickens), El Realismo irreal de Stevenson, Joseph Conrad en Costaguana, La Visión de Flush (a propósito de Virginia Woolf). Rápidamente conseguí los libros comentados por Pitol en cierta librería xalapeña de viejo. Hallé por $8 a Orgullo y Prejucio, por $18 Cumbres Borrascosas (de Emily Brönte) y hallé también Daisy Miller (de Henry James, con Los Papeles de Aspern en el mismo tomo y con la traducción del propio Pitol) por $18. Apunto los títulos y los precios para satisfacer la preocupación del lector acerca de la sangría económica que he hecho. No se preocupe.

Este agradecimiento a ¿Ya LEISSSTE? y a Pitol debe abarcar otro hecho: El de que como consecuencia pude conocer y leer el libro Los Papeles de Aspern que desde hoy mismo empieza a ser junto con el fantasmagórico La Vuelta de Tuerca, mis dos obras consentidas de Henry James, por encima de Retrato de una Dama, llevada al cine hace poco con Nicole Kidman en el papel de la dama retratada en la novela: Isabel Archer.

Los Papeles de Aspern revela ciertas conductas atípicas en la búsqueda -dentro de una casona- de unos documentos custodiados por dos solteronas. Esta búsqueda lenta y laboriosa que implica todo un plan atropella hasta los sentimientos de la solterona sobreviviente y me obliga a pensar en la ambientación que proporcionaría un inexistente Kafka policiaco. El desenlace se sospecha inmediatamente antes de las 10 últimas páginas.

Felicito a las autoridades que procuran la divulgación cultural a través de hasta ahora 40 títulos. Los libros tienen una presentación agradable y están destinados al público en general y en particular a los derechohabientes de la institución.