DEICCIONARIOS
PUBLICADO EN:
* EL 'DIARIO DE XALAPA' DE XALAPA, VER., EN ¿1991?,
* 'EL LIBERAL' DE COATZACOALCOS, VER., EL VIERNES 4 DE OCTUBRE DE 1991 (BAJO EL TÍTULO 'DICCIONARIOS QUE HAN HECHO ESCUELA')
*'POLÍTICA' DE XALAPA EL MIÉRCOLES 16 DE FEBRERO DE 2000.
por Wenceslao VARGAS MÁRQUEZ.
Un dei-ccionario es un diccionario de Dios y pocos libros son tan de Dios y tan católicos como el Pequeño Larousse Ilustrado porque supone al lector católico bautizado exactamente a como ciertas revistas mensuales suponen a todos sus lectores con automóvil, secretaria y teléfono celular.
 
"Un diccionario sin ejemplos es un esqueleto", reza -en el estricto sentido del término- un lema en sus páginas iniciales y los huesos mondos del libro los rellenan los editores con catolicismo y más catolicismo.
Para tratar de comprender el catolicismo de los diccionarios Larousse, leí una traducción de Encyclopedies et Dictionnaires (Alain Rey, F.C.E., 1988). Dice Alain Rey que el diccionario Larousse es "personal, anecdótico, politizado, cándidamente poetizado". Reseña la vida (1817-75) del pedagogo francés Pierre Larousse apuntando que hacia principios del siglo XIX aparece la tendencia de yuxtaponer diccionarios (destinados principalmente a describir palabras) con enciclopedias (fundamentalmente encaminadas a describir cosas). Dentro de este nuevo tipo de producto intelectual, el Grand Dictionnaire Universel du XIX Siècle, de 15 tomos y dos suplementos, fue un ejemplo perfeccionado y apareció entre 1866 y 1876.
El prólogo de la edición del Pequeño Larousse Ilustrado (1990) dice: El primer libro de Pierre Larousse fue el Nouveau Dictionnaire de la Langue Française publicado en 1856. En 1906, dirigido por Claude Augé, aparece el Petit Larousse Ilustré que presenta la innovación de las ilustraciones. La adaptación española de este diccionario fue el Pequeño Larousse Ilustrado de Miguel de Toro y Gisbert (1912), rehecho en más de una ocasión, la última en 1950, adoptando el nombre de Nuevo Pequeño Larousse Ilustrado. La edición de 1990, que tengo a la vista, la encabeza Ramón García-Pelayo y Gross, profesor de la Sorbona. Enseguida puede el [católico] lector [persignarse y] leer [hincado] la siguientes [sacrosantas] definiciones:
Cruz es una "figura que representa la cruz de Nuestro Señor Jesucristo". ¿Nuestro Kemo Saby?.
 
"Cristianismo.- ...Durante la Edad Media se fue propagando el cristianismo en todos los países civilizados". Es decir que el cristianismo (el catolicismo en particular) no se impuso a sangre y fuego sino que -como sin querer- se fue propagando.
Con los Borgia hay "leyendas de crímenes no comprobados".
Tomás de Torquemada "era famoso por su ciencia y su devoción cuando fue nombrado inquisidor en 1482". Por cierto: Devoción es "amor a Dios, fervor religioso".
Santo es algo o alguien "especialmente puro, soberanamente perfecto". ¿Quiere el lector algún ejemplo del adjetivo "santo"? Usted nada más pida: "La santa Iglesia católica". Las perlas (literalmente de la Virgen) como estas, abundan.
Los descendientes del Grand Dictionnaire Universel du XIX Siècle, mantienen algunas características. De aquél dice Alain Rey que es aberrante por su contenido, anecdótico y personal, por lo demás causa de su encanto.
 
André Retif, biógrafo de Pierre Larousse, hizo la biografía (Pierre Larousse et son Ouvre, 1975) -¡sorpresa!- leyendo el diccionario.
 
De ahora en adelante si debe consultar el diccionario hágalo predispuesto y prejuiciado para encontrar placer o dolor según el bando al que pertenezca: No dependerá de que usted tenga secundaria incompleta o un doctorado.
El tamaño de su indignación o de su alegría dependerá -tome nota- de que usted sea católico o masón.